lunes, 25 de octubre de 2010

El biblio café: negocio del futuro

No hablo de un futuro lejano, dentro de 50 años, o 10 años. Hablo del futuro inmediato. Tal vez meses, o quizá a lo sumo unos pocos años. Así como a finales del siglo pasado se puso de moda un tipo de negocio emergente que se llamó “Café Internet” o “Cibercafé,” la creación de los libros virtuales traerá consigo el negocio de los biblio cafés. En el presente año el número de personas en los Estados Unidos que han substituido el libro de copia dura al de formato digital, ha aumentado súbitamente debido principalmente a las mejoras en la tecnología de las tabletas de lectura como el I-pad.
Según el laureado escritor Mario Vargas Llosa los libros de papel nunca desaparecerán del todo. Yo pienso que desaparecerán del ámbito comercial, pero siempre habrá copias en grandes bibliotecas, lo que será necesario previendo algún evento catastrófico que borrara todos los archivos digitales. Aplaudo la nueva tecnología que disminuirá el número de árboles sacrificados cada año para la manufactura del papel.
Para los que mantenemos una gran cantidad de libros desbordándose de los estantes de nuestras casas, también el libro digital promete ser de gran alivio. Si usted es un poco loco y le gusta leer dos o más libros a la vez, lo podrá hacer rápidamente con solo un clik. Primero fue la música en el formato MP3 en los I-pod, y ahora los libros en el I-pad. Cada vez la vida se hace más fácil.
Bien, a lo que te truje Chencha1. Usted entra por la puerta principal donde lo esperan cómodas sillas con una tableta de lectura en el centro. Mientras usted disfruta de deliciosos bocadillos y de un sabroso café Capuchino, se dedica a leer las últimas noticias de los periódicos del mundo. Cuando se aburre de las noticias, escoge en la base de datos con todos los libros del mundo indexados por tema, título o autor. Escoge una obra de Vargas Llosa y la lee por unos quince minutos. Luego con un par de cliks pasa a una de Gabriel García Márquez, para que Gabo no se enoje.
Mientras lee y toma su café –la tableta estará protegida en caso de derrame, por supuesto- llega su amigo y compañero de lucha y se ponen a platicar. El Biblio café es un sitio para leer pero también un lugar de encuentro social. Estos lugares ya existen en mi ciudad San Pedro Sula, pero sin las tabletas de lectura. Las personas llegan a leer sus periódicos por las mañanas, tomar su café, comerse su semita2 pelona o despeinada, o una mantecada3, y conversar. Solo sería cosa de agregarles las tabletas electrónicas. Sin duda sería el sitio favorito de periodistas, escritores y toda suerte de intelectuales, maestros, etc.
Ya le di a usted la idea. Estudie la factibilidad y busque a los proveedores del servicio en caso de que ya existan. Y cuando inaugure su negocio, por favor acuérdese de mí y hágame una pequeña mención en alguna pared del café, por haberle presentado el concepto.

1 Refrán o dicho frecuentemente dicho por la dicharachera de mi madre que significa “vamos al grano.” Otro famoso dicho de mi madre es: “comer y rascar, todo es empezar.”
2 En Honduras, sabroso pan redondo cubierto de una capa de polvo dulce y como dos mil calorías.
3 Ídem, excepto por la capa dulce.
Comer y rascar, todo es empezar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor comente este entrada.