lunes, 18 de mayo de 2015

CIUDADANA INDIGNADA POR LA INDIFERENCIA DE LOS HONDUREÑOS

Por: Julissa Irías Andrade
Regularmente, cometo el error de perder mí tiempo reclamándole a seres inescrupulosos,  inconscientes, sin moral;  voluntariamente sordos y ciegos ante el sufrimiento de  esos ciudadanos que como usted y como yo, nos retorcemos de impotencia ante tanta impunidad, tanto descaro.  Si, pierdo mí tiempo exigiendo respeto y consideración a políticos corruptos que sólo velan por sus intereses, por su enriquecimiento; por llenarse de poder absoluto a costa de lo que sea: de la pobreza imperante en el país, de la ignorancia, de la violencia, de la carencia de salud, empleo y educación. En fin, a costa de la agonía de todo aquel que no sea parte de su clase depredadora.
Ciego Sordo Mudo
Por eso hoy, no quiero perder más mí tiempo. Hoy quiero exigirle a usted. Quiero exigirle que deje de lado sus miedos, su conformismo, su bienestar individual para pensar en la colectividad formada por todos los hondureños cansados de las injusticias. Hoy quiero reclamarle por tanta pasividad, por quedarse de brazos cruzados sin hacer nada, mientras observa como saquean al país que tanto ama. Hoy quiero hacer un llamado a que despierte, a que abra los ojos y se llene de enojo, tanto así que ya no pueda seguir sentado consumiendo la desinformación de la que somos víctimas. Quiero que no pierda la memoria, que recuerde cada una de las ofensas. Le hago un llamado a que se manifieste en contra de tantas violaciones a su libertad, a que ponga un "hasta aquí" a las burlas hacia su inteligencia por parte de los gobernantes que lo consideran idiota y falto de valentía alguna.
Gandhi
El año 2009, fue un año que marcó la historia de Honduras. El Golpe de Estado o Crisis Política (como su posición decida llamarlo), afectó al país de gran manera, dejándonos una cicatriz imborrable. Los ojos del mundo estaban puestos sobre Honduras. La sociedad estaba conmocionada, dividida; izquierda, centro y derecha se mostraban alerta defendiendo lo que creían correcto. Las calles se tornaban rojas o blancas.
Luego de un tiempo considerable dentro del caos, las aguas se fueron calmando, los fuegos encendidos en la lucha de cada bando, se fueron consumiendo hasta casi desaparecer por completo. El orden político se "restablecía", para dar paso a un gobierno en el que se empezó a idear el ataque que ahora nos tiene sometidos.
Martin Luther King
Ya desprevenidos, una madrugada de diciembre en el año 2012, comienza a la vista de todos, la ola de ultrajes a nuestra Constitución y estado de derecho, con la destitución ilegal de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia. Esto sólo vendría a ser uno de los movimientos para acomodar las piezas en pro del alcance del objetivo continuista de Juan Orlando Hernández, quien luego de ser el que tomaba las decisiones del rumbo del país como líder del Congreso Nacional, consiguió seguirlo haciendo como Presidente de la República, "venciendo" a sus rivales políticos en unas dudosas y muy cuestionables elecciones en noviembre de 2013. Elecciones ganadas a través de una campaña financiada con fondos provenientes  del mayor robo registrado en Honduras. Fondos que deberían haber sido para la salud e incluso la vida de muchos pacientes del Instituto Hondureño de Seguridad Social, fueron destinados para una deshumanizada ambición política  manchada con lágrimas, sangre y muertes.
Desde ese momento, la soberanía hondureña ha sufrido cualquier tipo de profanación por parte del máximo gobernante y sus secuaces, quienes han jugado de forma perversa con los intereses nacionales hasta por fin mostrar sus más oscuros deseos,  donde lo que antes fue subrayado de aberrante e inconstitucional, ahora se convierte en "lo mejor para la nación": la reelección.
Existiendo una situación muy cercana al Estado Fallido (que para muchos ya es una realidad tangible), Juan Orlando Hernández demuestra su total desinterés por el bienestar de la población, su total desapego a la democracia; embriagado por el poder y la riqueza, silenciando a toda aquella voz que se alce en contra de sus maquiavélicos planes. Pero hay algo que no estaría en su control, algo que su mordaza no podría callar y es que todos los hondureños en contra de estos abusos nos unamos en una sola voz, en una sola lucha imposible de quebrantar. Que todos los hondureños nos dirijamos a alcanzar una única meta: exterminar la corrupción e impunidad en Honduras. Legó el momento de liberarnos de las ataduras que nos han mantenido pusilánimes. Lo merecen las generaciones pasadas, quienes no han tenido la oportunidad de vivir una realidad social de respeto, justicia e igualdad; lo merecemos nosotros, para que de una vez por todas nos demos cuenta de que el poder de cambiar de raíz a Honduras, está en nuestras manos; lo merecen las futuras generaciones, para que puedan respirar un aire puro sin olor a violencia e inequidad social; lo merecemos todos los hondureños. ¡Ya basta de tanta corrupción, pero también ya basta de tanta indiferencia! #RenunciaJOH
Partido Nacional de Honduras

domingo, 17 de mayo de 2015

ESCÁNDALO DE CORRUPCIÓN SALPICA AL PARTIDO NACIONAL DE HONDURAS

Desfalco al IHSS
Edwin Francisco Herrera-Paz
Seis años después de la remoción de su cargo del ex presidente de la República don Manuel  Zelaya Rosales en 2009, una nueva amenaza se cierne sobre la incipiente democracia Hondureña. El actual presidente de Honduras del conservador Partido Nacional da pasos agigantados hacia lo que muchos consideran una nueva dictadura disfrazada de democracia. Los temores no son infundados. El año antepasado el actual presidente del ejecutivo don Juan Orlando Hernández, siendo aun candidato presidencial y aprovechando su posición de presidente del Congreso, impuso como Fiscal General y Fiscal Adjunto a dos hombres afines a su corriente política. Posteriormente en lo que algunos expertos en leyes consideran un golpe técnico al Poder Judicial, destituyó a cuatro magistrados, y de nuevo, los substituyó por abogados afines a sus intereses políticos.
Juan Orlando Hernández ganó las elecciones generales sin una mayoría, con únicamente el 36% de los votos. Sin embargo, el camino hacia la dictadura ya lo había construido, teniendo ahora poder absoluto sobre dos de los poderes del estado más la Fiscalía General de la república. Por otro lado en el Congreso el Partido Nacional no obtuvo mayoría, y se ha visto en la necesidad de separar las bancadas de los demás partidos comprando diputados con dinero contante y sonante, procedimiento al que se refieren los hondureños como el “tilin tilin”, haciendo alusión a un llamado de la campana indicando que el dinero ya está listo.
Protestas IHSS JOH
En el presente año el Partido Nacional continuó su camino hacia la dictadura, cuando el ex presidente de la República el nacionalista Rafael Leonado Callejas, junto con un grupo de diputados de su partido, interpuso un recurso ante la Corte Suprema de Justicia en contra de los artículos de la Constitución de la República en donde se prohíbe hablar de la reelección presidencial. El argumento esgrimido por el ex presidente, cuya visa americana le fue revocada hace muchos años por presuntos actos de corrupción, fue que dichos artículos contravienen el derecho de los ex presidentes a reelegirse. Vale decir que dichos artículos, denominados “petreos”, según la misma Constitución de la república solo pueden ser reformados por una Asamblea Nacional Constituyente. Al respecto, el Secretario General de la OEA saliente don José Miguel Insulza en entrevista concedida al periodista hondureño Renato Álvarez ha dicho: “No es bueno reformar constituciones por la vía judicial. Nunca lo ha sido”.
Protestas IHSS JOH
Hoy en día, todo el andamiaje construido para la dictadura de Juan Orlando Hernández se ha visto sacudido por el más grande escándalo de corrupción en la historia de Honduras. El Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) se encuentra hoy en día sumido en una profunda crisis en donde la falta de medicamentos ha afectado a miles de usuarios, y ha provocado la muerte de muchos de ellos, especialmente pacientes con cáncer que necesitan costos agentes quimioterapéuticos. El año pasado se destapó la olla de corrupción dentro de esa institución, descubriéndose el desfalco de unos 7000 millones de lempiras (unos 350 millones de dólares), por lo que varios actores se encuentran detenidos, entre ellos el ex director Dr. Mario Zelaya.
IHSS JOHPara sustraer los dineros del IHSS se utilizaron empresas, algunas de ellas reales y otras fantasma, a las que el gobierno les proporcionaba fondos para proveer a la institución de insumos y medicamentos, pero dichos insumos nunca llegaron. A pesar de haber detenidos por este caso, el pueblo hondureño ha resentido el hecho de que el Ministerio Público no proceda contra otros empresarios también involucrados y, más aun, ni siquiera se revelen sus nombres a pesar de que la Embajada Americana les revocó sus visas.
Hace unos días, el periodista hondureño David Romero puso en evidencia la confabulación de las empresas involucradas en la quiebra del IHSS con agentes del gobierno. En su noticiero Romero mostró cheques emitidos por dichas empresas al Partido Nacional, presuntamente para financiar la multimillonaria campaña electoral. Según Romero, el monto del traspaso de fondos de las compañías fraudulentas al Partido Nacional asciende a 1200 millones de lempiras (unos 60 millones de dólares).
Articulo 239 Constitucion Honduras
La respuesta del presidente don Juan Orlando Hernández no se hizo esperar. Inmediatamente organizó marchas a favor de su partido para mostrar a los medios internacionales el apoyo que le brinda la ciudadanía. Para organizar las marchas, se reveló en entrevistas con los manifestantes que se utilizó en su mayoría a gente pobre a la que se le pagó la cantidad de 50 lempiras (2.50 de dólar) por asistir. El discurso del Presidente consistió en manifestar que todo el asunto no es más que una confabulación contra su gobierno y contra su partido. Sus voceros en las redes sociales insisten en que no se trata más que de una campaña de desprestigio contra el país. A pesar de eso y de haber transcurrido dos semanas desde la denuncia, el Partido Nacional no ha podido desvirtuar el traspaso de fondos. Ante eso, el más afectado es el Partido Nacional, una institución con una amplia trayectoria en la vida política nacional.  
Ante la nueva evidencia que muestra que el gobierno de Juan Orlando Hernández se sustenta de la sangre (literalmente) de los hondureños que murieron en el IHSS por falta de medicamentos, la ciudadanía ha mostrado su repudio organizando marchas y manifestaciones, convocadas tanto por los partidos de la oposición como por la sociedad civil, alentados por los últimos sucesos en la vecina república de Guatemala donde recientemente fue destituida la vicepresidenta por actos de corrupción. El hashtag “#renunciaJOH” pidiendo la renuncia del presidente se volvió un trend topic en las redes sociales durante la presente semana. https://www.facebook.com/hashtag/somoslanuevaprensa

Bandera Partido Nacional