jueves, 31 de mayo de 2012

CONFLICTO EN EL AGRO Y EL MINISTRO DEL INA CESAR HAM

Por: José María Castillo Hidalgo


Los conflictos en la tenencia de la tierra en caso de que salgan de control pueden poner en precario la producción agropecuaria de Honduras, al impedir la inversión, tecnificación y el desarrollo.
Debería buscarse que la tierra inculta empiece a producir, mejorando la infraestructura y el acceso al financiamiento en buenas condiciones para garantizar la soberanía alimentaria.

lunes, 28 de mayo de 2012

Reparan al Chele Mich

Por: José María Castillo Hidalgo


Un reparo por más de un millón de Lempiras le formuló el Tribunal Superior de Cuentas al Ex-Presidente Roberto Micheleti (de facto o constitucional según las opiniones) por otorgar bonificaciones no establecidas en la ley a consultores, secretarias, conserjes, aseadoras, conductores y otros empleados del Ministerio de la Presidencia a finales del año 2009 cuando esa Secretaria de Estado estaba a cargo del Profesor Rafael Pineda Ponce.

TODO SOBRE PRUEBAS DE PATERNIDAD, PARA DUMMIES

Por: Edwin Francisco Herrera Paz

Decidí redactar este artículo para despejar algunas dudas y preguntas frecuentes del público y de los profesionales del Derecho sobre las pruebas de paternidad. Comienzo con la información básica.

¿Qué es la prueba de paternidad?
Es simple y sencillamente determinar científicamente si un hombre es el padre biológico de un niño (o un adulto) mediante la comparación de sus respectivos ADN.
El ADN es una substancia que se encuentra en virtualmente todas nuestras células. Está compuesto por moléculas (que llamamos nucleótidos) de las cuales hay cuatro tipos. Cada uno de estos tipos funciona como las letras de un alfabeto. Dentro de la célula estas letras forman palabras y oraciones. Finalmente, la estructuración de estas oraciones forma el libro con las instrucciones con las que está construido un ser vivo, como un ser humano, por ejemplo. Cada célula de nuestro organismo contiene el libro completo, pero cada célula solo lee la parte del libro que le corresponde para cumplir su función.
En realidad los seres humanos no tenemos uno, sino dos libros completos dentro de cada célula; uno que heredamos de nuestra madre, y otro de nuestro padre. Ambos libros son muy parecidos, pero hay sitios en donde son diferentes. Los sitios en los que ambos libros son idénticos son los que explican cómo se forma un ser humano. Los sitios que pueden ser diferentes son los que determinan las diferencias entre varios seres humanos. Algunas diferencias se traducen en la apariencia física, como el color de los ojos, de pelo, etc.
¿Cuál es la cantidad de oraciones (que llamamos genes) con las que está construido el libro (que llamamos genoma) del ser humano? Pues alrededor de 23,000. ¿Y el número de letras? Nada menos que ¡3 mil millones de letras! Por cierto un libro nada pequeño.
La prueba de paternidad se basa entonces en la simple comparación de los dos libros que forman al padre, con los dos libros que forman al hijo. Lógicamente, ambas personas deben ser idénticas en al menos uno de los libros: el heredado por el padre (ya que el otro debe ser idéntico a uno de los libros de la madre). Entonces, si uno de los libros del padre concuerda con uno de los libros del hijo decimos que la paternidad no se descarta. Pero si ninguno de los libros del padre concuerda con los dos del hijo, la paternidad se descarta. Y para descartar la paternidad basta que encontremos diferencias en un par de oraciones.
En la prueba de paternidad no analizamos todo el libro ya que leer la secuencia de 3 mil millones de letras es una labor ardua. Basta con analizar unas cuantas oraciones (que llamamos marcadores, o a veces también “sistemas”). Se analizan un total de entre 15 y 23 de tales marcadores en cada uno y luego se realiza la comparación.

¿Es la prueba de paternidad 100% segura?
A los genetistas no nos gustan las figuras absolutas y siempre hablamos en términos de probabilidades, y siempre que hablamos de probabilidades necesariamente va implícito un factor de ignorancia, de desconocimiento, de duda. Por ello, nunca realizamos un dictamen de una prueba de paternidad así: “La prueba de paternidad realizada entre don Sutano Mendez y Ciprianito Mendez es positiva”.
De ninguna manera. Preferimos no meternos en camisa de once varas y decimos algo como: “La prueba de paternidad entre Tal por Cual y Fulanito no fue excluyente de la paternidad biológica en ninguno de los 23 marcadores analizados”. Eso nos libera de culpa por si acaso a alguien se le ocurre hacer la prueba con un marcador diferente y esta sí sea excluyente. Pero para que el lector que se va a hacer la prueba esté más tranquilo, le diré que después de curarnos en salud con la frase anterior, escribimos algo como: “En este caso específico la probabilidad de paternidad es igual a 99.99999999999999992%.”
Aunque usted no lo crea los genetistas nos sentimos más a gusto con números como 99.99999999999999992% que con cifras como 100%. Pero ¿De dónde salen esas cifras? Simple y sencillamente surgen de comparar la probabilidad de que el hijo sea el verdadero hijo del señor acusado de serlo, con la probabilidad de que sea hijo de un hombre tomado al azar de la población (que llamamos “hombre de la población general”). Resulta entonces que, siempre que el señor y el hijo concuerden en todos los marcadores, la primera probabilidad es mucho más grande que la segunda. Este hecho expresado en forma de porcentaje es, en la mayoría de los casos, superior al 99.99%, y cuantos más marcadores utilicemos en la prueba, mayor y más cercana al 100% será esta cifra. A la frase del informe entonces le agregamos: “En este caso específico la probabilidad de paternidad es igual a 99.99999999999999992% comparado con un hombre de la población general”.
Cosa diferente es cuando el presunto padre y el hijo no concuerdan. Si los marcadores en discordancia son varios, podemos decir que el señor acusado no es el verdadero padre biológico con una probabilidad cercana al 100%. Entonces sí afirmamos: “En el caso en cuestión la paternidad biológica se descarta”.
Generalmente descartamos la paternidad cuando hay discordancia en dos o más marcadores. Si la discordancia es en un solo marcador, siempre existe la posibilidad de que la diferencia se deba a una mutación, por lo tanto en esos casos se deben analizar un mayor número de marcadores para llegar a una probabilidad superior a un 99.99%.
Una palabra más sobre el hecho de descartar la paternidad. Las situaciones en donde la paternidad se descarta son mucho más delicadas que aquellas en las que concuerda. ¿Por qué? Para comenzar porque de manera general acarrean más problemas morales, como la confirmación de los “cuernos”, pero también por el siguiente motivo: es extremadamente improbable que los marcadores concuerden (por pura casualidad) entre un hijo y un probable padre cuando este último NO es el verdadero padre. En cambio, es relativamente sencillo hacer que el ADN de un hijo y el probable padre NO concuerden, aunque este último sea el verdadero padre. Basta con que cambiemos las muestras. Eso se podría dar debido a un error humano o técnico, ya sea por confusión intencional o no intencional de las muestras, o por errores de calibración de los aparatos. Los laboratorios toman esto en cuenta, y siempre que la paternidad se descarta la prueba se repite. También por ello es muy importante lo que se denomina “cadena de custodia”, que le confiere responsabilidad a todas las personas que tengan que ver con la manipulación de la muestra, desde la extracción de la sangre hasta que es recibida en el laboratorio.

¿Habrá casos en los que no se pueda aplicar el análisis anterior consistente en comparar al probable padre con un hombre de la población general?
Desde luego que hay excepciones a los cálculos anteriores. Si el hombre pertenece a una población muy pequeñita en la que todo el mundo tiene una relación de parentesco, el método anterior es inexacto y se deben utilizar correcciones para determinar la probabilidad de paternidad. El caso extremo es aquel en el que no se sabe cuál de dos hermanos es el verdadero padre. En esos casos, si realizamos la prueba entre uno de los hombres y el niño, el hecho de que concuerden no nos dice que es altamente probable que sea el verdadero padre puesto que un tío podría también concordar con su sobrino en todos los marcadores, por pura casualidad. Desde luego, si la prueba es excluyente en uno de los hombres, se asume automáticamente que el otro es el verdadero padre.
Esta situación (prueba no excluyente cuando dos hermanos se disputan la paternidad) exige que la prueba se realice con AMBOS hermanos y el hijo. Si uno de los marcadores en cualquiera de los dos no concuerda con el hijo, entonces el otro será el verdadero padre. En caso de que el hijo concuerde con ambos, existirá la necesidad de analizar más marcadores hasta que nos topemos con uno en el que el NO padre sea diferente del hijo. Tal vez no está demás decir que es imposible, a la luz de la tecnología actual, resolver una disputa de paternidad entre dos hermanos gemelos idénticos.
Otro caso similar a la disputa entre dos hermanos se da en los incestos, como cuando la madre y el probable padre son hermanos, tío y sobrina, etc. Siempre existe la posibilidad de que concuerden el señor y el hijo aunque el primero no sea el verdadero padre, ya que de cualquier forma es familia del hijo. En este último caso como en los anteriores, es conveniente también analizar a la madre para determinar con exactitud cuál de los dos libros (juegos de marcadores) del hijo es el que tenemos que comparar con los del probable padre.

¿El resultado de toda prueba de paternidad debe estar avalado por un Notario Público?
Para nada. La prueba de paternidad es un procedimiento técnico que no tiene por qué ser comprendido a cabalidad por un Notario Público, puesto que no está dentro de sus competencias. Hay laboratorios que acompañan el resultado con una autenticación de Notario Público. Eso es usual cuando las muestras de sangre se toman en un país y son enviadas a otro para su análisis. El resultado es devuelto con la auténtica del Notario. Sin embargo esta autenticación es redundante e innecesaria, ya que para la realización del análisis todos los laboratorios deben contar con acreditaciones internacionales.
En el caso de los Estados Unidos el organismo responsable de la acreditación es la AABB (American Association of Blood Banks). En el caso de otros países los organismos responsables dependen directamente de la ISFG (International Society of Forensic Genetics) o del GITAD (Grupo Iberoamericano de Trabajo en Análisis de ADN). Las acreditaciones internacionales otorgadas por estas instituciones a los diferentes laboratorios del mundo hacen innecesarias las comprobaciones legales ulteriores con respecto a la eficiencia técnica o la veracidad de los resultados.
Tal vez la etapa crítica de la prueba se encuentra en la toma de la muestra y la cadena de custodia. Para evitar actos de corrupción (confusión voluntaria de las muestras con el objeto de que la prueba resulte negativa, a modo de ejemplo), la toma de la muestra debe ser un acto de fe pública. El registro del nombre completo de cada uno de los comparecientes, incluidos la madre, el probable padre y/o un testigo, acompañado del número de identidad de cada uno, se hace necesario para evitar confusiones. Se debe dar constancia de los datos de identidad en el informe. Por último, la ética profesional debe guiar el proceder de cada uno de los realizadores de la prueba, y ante la falta de legislación adecuada en algunos países (como Honduras), se debe tomar de la experiencia de otros para el correcto manejo de cada uno de los pasos.

El profesionalismo es indispensable en cada uno de los eslabones de la cadena de realización de la prueba de paternidad, además de una absoluta discreción; de esa manera el resultado será fiable para ser utilizado en los Tribunales de la República. A este último respecto debo decir que nuestra legislación hondureña presenta un desfase de 20 años cuando el artículo 118 del Código de Familia dice textualmente: “En los juicios de investigación o de impugnación de la paternidad, son admisibles las pruebas de los grupos sanguíneos, marcadores genéticos y cualquier otro método de exclusión o confirmación de paternidad que pueda desarrollarse en el futuro. Los estudios mencionados deberán ser hechos por Médicos con entrenamiento adecuado en inmunohematología (énfasis mío).” 
El entrenamiento en inmunohematología sí era necesario cuando las pruebas se realizaban a partir de grupos sanguíneos o marcadores del sistema inmune, como el HLA (DQα). Hoy en día el peritaje para la determinación de la paternidad biológica, incluyendo los ensayos moleculares y los cálculos probabilísticos, debe ser realizado por personal con un entrenamiento adecuado en genética forense, y en ninguna situación se deben aceptar los grupos sanguíneos para confirmación o exclusión de la paternidad, contrario a lo que sugiere nuestro código.   

OTRAS PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué tal si el tipo de sangre del padre no concuerda con el del hijo? ¿En ese caso debemos sospechar cuernos? Yo soy tipo A, mi mujer tipo A y mi hijo tipo O y estoy sospechando.
De ninguna manera. El tipo de sangre y el hecho de que no concuerde entre padre e hijo no descarta la paternidad en la gran mayoría de los casos. En los pocos casos en los que en apariencia sí se puede descartar, podrían estar implicados otros factores genéticos. En el caso en cuestión, la madre A puede tener A en uno de sus libros (en el sentido figurado que hemos venido usando) y O en el otro. En ese caso el A solapa al O y ella es tipo A. Lo mismo va con el padre. Si cada uno le heredó su libro O al hijo, este será tipo O.
¿Y qué tal el siguiente caso? La madre es AB (tiene A en uno de sus libros y B en el otro), el padre es AB, y el hijo sale O. En este caso sí se podría descartar la paternidad, puesto que ninguno de los dos le puede dar el libro O al hijo. Pero aun en estos casos extremos, se ha descubierto otros factores que podrían estar actuando. Por ejemplo existe una característica genética rara pero posible llamada “fenotipo Bombay” en la que se puede observar ese resultado. En casos como el anteriormente expuesto se debe realizar una prueba de paternidad porque la duda es razonable.
De cualquier forma, la prueba de paternidad mediante el análisis de marcadores del ADN es la única que tiene confiabilidad y validez internacional en la actualidad.

¡No hay dudas de que es hijo de él! Se parecen mucho y caminan igualito.
El parecido físico del presunto padre con el niño no es suficiente para afirmar que es su hijo biológico. Muchos rasgos comunes en ambos pueden surgir por los años de convivencia. Características físicas como los gestos, el tono de la voz y el estilo para caminar surgen en gran medida por el proceso de culturización y no por la herencia genética.

Mmmmm a mi me huele a cuernos. El niño es trigueñito y ellos dos son blanquitos.
El color de la piel está determinado no por uno, sino por varios genes (oraciones del libro) que actúan de manera aditiva. El color de la piel del niño no es un determinante para la negación de la paternidad, especialmente en poblaciones con mucha mezcla, como las latinoamericanas. ¿Recuerdan la canción? Soruyo, el negrito es el único tuyo.
Juancho, mejor hacete una prueba de paternidad. Ese wirro1 no se parece en nada a vos.
De nuevo, el parecido físico no es criterio para negar la paternidad. En cierta ocasión realicé una prueba entre el probable padre y dos niños, hijos de la misma madre. Uno de ellos se parecía mucho al probable padre y el otro, para nada. Resulta que el que no se parecía sí era hijo biológico, y el otro, nones.

Si no hay sospecha de cuernos no hay necesidad de una prueba de paternidad, puesto que las mujeres son fieles.
Es cierto que las mujeres, comprobado está, son muchísimo más fieles y menos promiscuas que los hombres. Sin embargo en la literatura se reportan casos en los que la prueba, que se debió realizar con otros fines, descartó la paternidad biológica de un hombre que no tenía ni la menor sospecha de cuernos. La probabilidad de que un hombre esté criando un hijo que él piensa que es suyo pero no lo es, depende de factores socioculturales y puede variar ampliamente de una población a otra. En un estudio realizado en el Reino Unido se detectó más de un 10% de falsas paternidades sin sospecha, pero esta cifra no se puede extrapolar a todas las poblaciones.

Bien, si con este artículo no he despejado sus preguntas sobre cada uno de los puntos importantes relacionados con la prueba de paternidad, no dude en ponerse en contacto conmigo al celular (504)99672450 de Honduras. Y recuerde que madre solo hay una. Y padre eeeeeh bueno, también.

Saludos.

1.Wirro: En Honduras, niño, infante.
Si le pasa esto mejor hágase la prueba.

sábado, 26 de mayo de 2012

jueves, 24 de mayo de 2012

Ex Procurador despotrica contra el Alcalde u otro ejemplo de Durmiendo con el enemigo


Por: José María Castillo Hidalgo

El Exprocurador de la Municipalidad de San Pedro Sula, Abogado y Músico Gustavo Erazo vertió declaraciones explosivas ayer en que declaro que el Alcalde Juan Carlos Zúniga no sabe lo que hace porque está loco, además dijo que se creía un Todopoderoso, un endiosado y engreído y lo llamó Juan Carlos Zeus, también lo catalogó de cobarde. Que en días pasados el Alcalde había manifestado que él era un excelente alcalde inteligente y preparado pero que el equipo que tenía no sirve y que lo iba a enviar a la m.... y que el ya había renunciado. NO obstante exigió el pago de sus derechos pero no quiso confirmar a cuánto asciende la indemnización. Otro caso de durmiendo con el enemigo.

martes, 22 de mayo de 2012

LA YEGUA OSTENTOSA DEL EX-PRESIDENTE ZELAYA

Por: José María Castillo Hidalgo

El Tribunal Superior de Cuentas comprobó documentalmente que se gastaron L.172,262.00 en monturas, cuadras, atenciones profesionales y carruajes de Café, Fantasma y Ostentosa, equinos propiedad del Ex-Presidente José Manuel Zelaya Rosales. Las investigaciones dicen que por todo la cantidad asciende a L.643,728.00 en lo que se incluye compra de joyas, habanos finos, viajes y otras cuestiones suntuarias, y que corresponden a gastos personales que NO tenían que haber sido cargados al Estado, es decir, que los pagamos nosotros con nuestros impuestos.

Pero al que anda con hambre y hurta un pollo lo meten al mamo un buen tiempo, y allí se especializa en delinquir becado por el Estado, es decir, también nosotros pagamos para que el pobre saque Maestría en asaltarnos y exterminarnos.

lunes, 21 de mayo de 2012

sábado, 19 de mayo de 2012

NUEVO ATENTADO CONTRA LA AUTONOMIA UNIVERSITARIA Y EL EXRECTOR RAMOS SOTO



Por: José María Castillo Hidalgo. El diputado LUIS BERRIOS (PN) presentó el jueves una moción al pleno del Congreso Nacional con la que se pretendía que el Consejo Universitario fuera integrado por los 9 catedráticos de mayor antigüedad, por mientras se integran los estudiantes, eso en franca oposición al consenso alcanzado durante meses de negociaciones y como un cambio de reglas de última hora.

Al cederle la palabra a la Rectora de la Universidad Julieta Castellanos, por intervención de la diputada Villeda, arremetió contra el Ex-Rector Ramos Soto ahora diputado y contra el proponente a quienes acusó de ser los instigadores de la violación de la autonomía universitaria, promotores del desorden en la máxima casa de estudios, y de una clara intromisión de la clase política en cuestiones educativas.

Dijo que a Oswaldo Ramos Soto se le pagó una beca de dos años en México sin reunir los requisitos y a Jenny Ramos (su hija) se le dio una beca de casi un millón de Lempiras la cual NO ha querido pagar. Al final se retiro la moción para "alcanzar la armonía" y el consejo universitario podrá tomar decisiones por mayoría simple.

viernes, 18 de mayo de 2012

Cincuenta Pesos al que se atreva.....


POR: NELSON ARAMBÚ

Señor presidente de la republica: no es grato para mí tener que escribirle a usted especialmente después de que ha quedado claro que cualquier cosa que se le pida o exija desde su papel como líder del país, caerá en un cesto de basura. Sin embargo, siento que como ciudadano de este país, tan mío y tan ajeno pero finalmente mío – porque lo siento en lo más profundo del alma –  es una obligación basada en el amor profundo a esta tierra, reclamarle por todas las atrocidades que han sido cometidas contra este pueblo tan noble y a veces tan incapaz, pero que ha demostrado ser profundamente humano, más allá de lo que usted y toda su caballeriza de iracundos intenten hacernos creer que somos.

Este pueblo que sufre las consecuencias de su inoperancia, de su falta de apego a la moral y no me refiero a esa seudomoral religiosa, sino a la otra, esa que aprendemos de pequeños que nos indica la diferencia concreta entre hacer daño o ser buenas personas; usted se ha dado gusto haciendo turismo por el mundo, balbuceando incoherencias, tratando de hacerles creer a los gobiernos del mundo que usted es alguien que piensa, que siente y que está comprometido con este país; pero nada puede ser más falso que eso, su actitud ambivalente ante la crisis del país es una clara señal de su hipocresía; siempre evade hablar de las cosas sustanciales de lo que nos sucede a la ciudadanía de esta nación, se mofa de la queja social, se burla del valor de la palabra escrita, se jacta de jugar a ser Dios y tener sexo con el diablo.

Afortunadamente, lejos de lo que algunos quieren hacernos creer, en este país existe gente valiente, personas con un amor profundo hacia los demás, seres humanos que han abandonado su propia seguridad, que han roto la burbuja de Walt Disney para identificarse con el dolor ajeno; para todos y todas está claro que no estamos contentos con usted, estamos sumamente consternados por el crecimiento exponencial que tuvo la violencia, el crimen, la inseguridad y la corrupción en esta Honduras desde que usted “tomó la palabra”. No nos gusta su forma majadera de abordar nuestras dificultades; odiamos profundamente su risa sarcástica para referirse a los pobres que mueren en manos del crimen organizado, estructurado e institucionalizado. ¡Sí señor! Ese crimen del que usted participa a diario y que hasta este momento parece provocarle una felicidad inversamente proporcional  y opuesta a nuestra rabia.

Usted ha puesto en entredicho la historia de este país; ha juzgado a sus semejantes poniéndose como ejemplo, ha difamado la autoridad de sus opositores para hacerse lamer las heridas por sus cómplices; a mí personalmente no me cabe la menor duda de que ama el cine de terror, pues convirtió a este país en una pieza de Hitchcock; es adicto a la mentira, a la palabrería barata, es un coprófago.              

Es tan vasta su insolencia que encontrar el calificativo perfecto para llamarle es una tarea titánica; explíquenos al menos ¿Cómo y donde aprendió a variar la axiología del costo de tener derecho a la vida entre las clases sociales? ¿Quién le enseño a diferenciar entre el precio del cuerpo muerto de un ciudadano en comparación a otro? Es hasta cierto punto fascinante su habilidad de emular a Hitler y hacerse pasar por Gandhi; ¿Por qué le gusta tanto jugar a policías y ladrones? ¿Quién le sabe secretos tan peligrosos que debe callarse la boca ante la muerte de nuestra gente? ¿Por qué necesita tanto decir que es cristiano? Para que usted lo sepa, un cristiano no necesita decir que lo es, no necesita compararse con los demás, no necesita una posición privilegiada, no necesita decir cómo quiere que se le reconozca, no necesita iglesia, pastor, cura o cardenal que le bese el culo; su amor por los demás sin establecer diferencias es el único testimonio que lo define.

Quiero que entienda o al menos escuche, que este país jamás fue pensado como un semillero de clases privilegiadas, aquí siempre se ha soñado y luchado porque todos seamos iguales, con nuestros aciertos y fallas, con nuestras propias equivocaciones y convicciones, con sueños individuales y otros que son compartidos, siempre con mucha emotividad, siempre creyendo que hacemos lo correcto y sin el temor para hacer lo que sea necesario para recuperar la paz del barrio donde crecimos jugando pelota, con las niñas corriendo descalzas jugando landa o a saltar la cuerda; con nuestras madres cocinando huevos y frijoles para comer con la misma alegría con la que anhelábamos levantarnos al día siguiente para salir a la calle a jugar, a trabajar, a estudiar, a barrerla o simplemente a interactuar con los vecinos; pero nunca a recoger a nuestros muertos en esta Honduras que gracias a su sandez crónica y su actitud obscena nos ha condenado a vivir.

Me opongo rotundamente a que ofrezca dinero con desfachatez para salvaguardar su conciencia, porque además de repugnante es establecer diferencias entre los cientos de muertos que lleva en nombre de la democracia su maldito gobierno, porque además ese dinero de las arcas del estado es nuestro y no suyo como para que lo use a su antojo y a su energúmena naturaleza. Por el momento debo decirle, que yo no poseo tres millones de lempiras para tirarlos a la basura como usted pretende con los dineros del pueblo; pero tengo 100 pesos en mi cuenta de banco, 50 que usare para comer el resto del mes y 50 que no voy a utilizar en ninguna de mis necesidades personales, pero que con gusto entregare para una causa justa y dignificante para mi país; ofrezco 50 pesos a quien le escupa la cara Señor “Presidente”.

LOS SUEÑOS COMO INSTRUMENTOS PARA CAMBIAR EL PASADO, EDIFICAR EL PRESENTE Y PRECAVER EL FUTURO (O COMO FILOSOFAR MIENTRAS DUERME)


A mis tíos Orlando, Alcides y Elpidio Tijerino.


Por: José María Castillo Hidalgo


familia de hombres
Podría plantearle ahora mismo un par de cuestiones de las cuales no tendría una salida clara. Por ejemplo: ¿De qué hay que llenar un barril para que pese menos? O ¿Es el crimen organizado y la delincuencia común combinados la versión nueva de la vieja guerrilla centroamericana?

La lógica llega a ser una broma cuando después de bregar el día con voces altisonantes, preocupaciones fieras, estiras y encoges, risas que se alejan, pululan y regresan como un globo que rechifla despavorido en el aire y al fin del día no queda más que el cansancio que cae encima y al recio influjo que da la rutina, se te disipan las luces y en el momento en que el caballito de mar pare sin dolor, el mundo ya no existe.

Mas en un lapsus ignoto, te encuentras con que el mismo se ha disfrazado y se ha conjurado para hacerte una mala pasada en que el castigo es engañarte a ti mismo, y te ves en la angustia de resolver un acertijo nunca antes imaginado o a librarte de un lío en el que no te habías metido. Y para que puedas escapar del revoltijo de tus particulares percepciones y concepciones y del bodrio que se parece a tu propia infancia que irredenta te visita, es preciso un escapismo a lo Houdini o bien, por el contrario, has de tratar de permanecer equilibrado entre suspiros y lágrimas, nutriéndote de la morena, empezando por el ombligo hasta dejarla en pura calavera.

En esos viajes, pareciera que eres el arquitecto, el diseñador, el orquestador de un universo masivo y desbancado, pero nada más lejano, puesto que los sueños se mandan solos, impasible tu voluntad hace ratos ha salido por la ventana y te ha dejado la mano y la realidad de mentiras te asalta armada hasta los dientes, y se te muestra apabullante, enredada y remilgosa, a ratos macabra, algunas veces sublime.

Entonces puedes pensar: Si tan solo pudiera modelar mis propios sueños, adaptarlos a mis gustos y aficiones y que jamás sean tristes, desvalidos ni funestos, sino que en ellos siempre se materialicen mis más caros anhelos, carcajearme dormido y ver mis venganzas flotando y danzando al son del martilleo en las uñas de los dedos gordos de los que así me caen, soberanamente pesados.

Pero no. Para manipular los sueños es necesario algo más que el simple deseo; es necesario dominar la técnica onírica proactiva, conocer el entramado psíquico que los gobierna y prestidigitar como con una moneda de oro, todos los trucos de Morfeo. Hágame caso, y hoy que se meta en la piyama, acuérdese de mis palabras aunque tan solo sea un poco y verá como entre las telarañas de la selva y las de las etéreas sábanas, al son de tambores caribeños y de trémulos ronquidos, la guerrilla bailará con su huipil moteado, abrazando a un barril rozagante y escuchará gritos alucinantes buena parte de la noche. A la mañana siguiente, si el naufragio se lo permite ¡voilá! Los problemas se habrán fundido.

******

Además de la agudeza, son la óptica inaudita y el desparpajo, las cartas de presentación del gran filósofo alemán Friedrich Nietzsche quien escribió en su obra llamada “Cómo se filosofa a martillazos” lo siguiente: “Ni el más valiente entre nosotros, se anima a reconocer lo que verdaderamente sabe”.

Obviamente por más que estemos dormidos, las corrientes psíquicas no se detienen, pero la necesidad de restaurar las energías, ocasionan que las conexiones lógicas se distiendan y sucumban provisionalmente. Científicamente se ha comprobado que durante el sueño hay de dos a cinco períodos REM (Rapid Eye Movement o Movimientos Oculares Rápidos MOR) que es durante los cuales se produce el “sueño paradójico” con duración de unos cuarenta minutos cada uno, en los cuales efectivamente se sueña, sea que nos acordemos o no de lo soñado.

Es durante estos períodos de tramas y aventuras en que las carreteras al subconsciente se despejan (parafraseando a Sigmund Freud) o que se accede al inconsciente colectivo que nos llega junto a la información genética (según la famosa teoría de Carl Gustav Jung) o es el momento propicio en que se puede echar mano a la energía paranormal que todos tenemos aunque no nos demos cuenta de ello (como sostiene Alex Tanous y otros Parapsicólogos) o que la conexión con lo trascedente y lo divino (misticismo) tiene su momento más álgido, de lo cual dan cuenta algunas religiones.

Lo más seguro, por lo menos como yo lo veo, es lo que dice Nietzsche, sabemos mucho más de lo que de manera consciente manejamos.

Esta situación se da porque mucha información obtenida en las vivencias cotidianas está bloqueada, cohibida o reprimida en el subconsciente por los mecanismos de defensa que hemos desarrollado. El problema con los tales bloqueos, es que no son finos ni quirúrgicos, sino que con ellos se van de volada grandes tajos de conocimientos, que quedan ocultos o no disponibles durante la vigilia. Otras opciones para acceder a esa importante información son las sesiones de hipnoterapia o las de psicoanálisis, muy buenas para desenterrar el maridaje entre las experiencias y las emociones del pasado y la forma en que retroalimentan el presente de manera subrepticia y manipuladora ocasionando a veces actitudes irracionales e incontrolables.

Los sueños son una ensalada de deseos, recuerdos y abstracciones que se mezclan como un contrapeso a la situación psicológica consciente, es decir, su principal objeto es balancear las emociones o ser un catalizador o autorregulador que hace que lo que falte aquí sobreabunde allá o viceversa, y que deja divagar la mente, para que deambule libre en el mundo de las ideas, y así mismo poder filosofar, fantasear, atisbar en el futuro y un amplio y probablemente infinito etc.

Otro concepto de sueño paradójico es “una autorepresentación espontánea de la situación actual del inconsciente expresada simbólicamente”. Y otra, aparentemente más acertada aunque más compleja, engorrosa y pesadillezca es la siguiente: “una trama de relaciones simbólicas alrededor de un núcleo de significado; este significado se da mediante la relación del núcleo con las estructuras de significado supraordenados en la psique, en la escala superior de la totalidad”. Como sea, lo cierto es que los sueños pueden servir para hacer un reporte fiel de la situación emocional en que nos encontramos y ofrecernos experiencia que está contenida en un mar de conocimientos mucho más amplio que el que nos aporta la vida consciente, o como dice Jung, “para ayudarnos a superar una disociación de la personalidad”.

Hay una cierta técnica que puede utilizarse para aprovechar de la mejor manera los sueños paradójicos y sacar a flote sus valiosos mensajes y advertencias, poniéndolos a trabajar a nuestro favor. A este respecto dijo R. Hisda: “Un sueño que NO se interpreta es como la carta de un buen amigo que NO se lee”. Pero lastimosamente, para los incrédulos, aunque la técnica es simple, para descifrarlos y obtener un mensaje coherente hay que seguir reglas.

Requisitos:

1. Es preciso soñar. Parece fácil y obvio, pero hay personas que afirman que no sueñan. En verdad, esto es un acto de rebeldía porque todos soñamos, aunque a veces cueste recordar nuestros sueños.
2. Así que el segundo requisito es lograr recordar y poner a disposición de la vida consciente, los sueños.
3. Por ello, si recuerda lo que soñó, descríbalo por escrito diariamente lo mejor que pueda. Los personajes, la trama, el escenario, las sensaciones, los colores, las emociones. Preferiblemente hágalo al despertar aunque el análisis lo haga después.
4. Una vez obtenida la trama de un sueño, vea qué símbolos existen en el sueño para averiguar o discernir su significado.
5. Luego analizar y descifrar el mensaje que usted mismo se está enviando (o lo que es lo mismo, la información que se está ocultando durante la vigilia) y determinar la forma de aprovechar esa información para una mejor calidad de vida.

Tenga presente que la persona más idónea para este menester siempre será Usted.

Freud llamó al enredo o proceso de deformación onírico “el trabajo del sueño” y sostenía que para obtener su verdadero significado es necesario hacer el psicoanálisis completo del individuo. Según Jung, ante la situación de desconexión de los sistemas inhibidores y censores de la vida consciente, el sueño se manifiesta en un lenguaje de símbolos arquetípicos que es un lenguaje común para la humanidad, por ello es posible descifrar el sueño de manera aislada.

Lo cierto es que los símbolos utilizados en los sueños NO son tan crípticos y se pueden interpretar con relativa facilidad usando el sentido común y la analogía, y con un poco de estudio y la destreza que da la práctica, nos podemos hacer maestros en poco tiempo. Dado lo extensa que puede ser una lista y lo limitado de este artículo, lo remito a un diccionario serio de interpretación de sueños o sobre oniromancia o a un índice de equivalencias entre imágenes oníricas y la realidad. Por ahora solo le dejo unos ejemplos:

El agua sugiere la vida.
Los animales representan al mismo soñador y su situación emotiva.
Las aves, la huida.
El barro, sugiere problemas.
Las caídas, el fracaso y la pérdida de control.
El cielo, hace referencia al futuro.
Los caminos, la vida del soñador.
Desnudez, vulnerabilidad y vergüenza.
Excrementos, sugieren prosperidad.
Flotar y volar, quiere decir que la persona se siente bien.

Cuando Usted sueñe con una ciudad blanca, con elefantes albinos, ranas arborícolas transparentes, con una niña linda haciendo la primera comunión, unas montañas cubiertas de nieve o con la alegría personificada mostrando sus dientes níveos, probablemente es que está teniendo el último sueño que va tener en la vida, o que se pasó con la dosis o que ya todo lo tiene resuelto porque se ganó la lotería mayor o porque alcanzó un alto grado de perfección espiritual o tal vez es que tenga que ir con un psicoterapeuta paranormal para anormales.

Quizás más importante que interpretar los sueños, es manipularlos. A esto es lo que se llama tener “sueños lúcidos” (no confundir con “sueños húmedos”) en los cuales se hacen “correcciones de guión de sueño”. Durante mucho tiempo se negó la factibilidad de tal cosa y hay quien afirmó que “cualquier experiencia consciente que se tenga, no importa su naturaleza, no se le puede considerar dormir”. Esto parece lógico, ya que durante el sueño paradójico se produce atonía muscular, y solo los ojos, los dedos, la presión sanguínea y la respiración NO se paralizan, así que pensar que la voluntad está en fuga, es elemental. Podría decirse que pretender soñar y estar consciente del sueño, es una doble paradoja que puede llegar a ser hasta triple, como es el caso de soñar que soñamos.

Pero ya los monjes budistas tibetanos desde hace miles de años, dominaban estas técnicas, que podemos llamar “yoga del sueño”. Es el hecho de reconocer en el sueño que se está soñando, con el fin de percibir la dimensión ilusoria y voluntariamente modificar las producciones oníricas. Pero recuerde que ya algo así teníamos en occidente desde hace siglos, y es la técnica del pellizco usada en las pesadillas, para a partir de allí NO pararle bola al sueño.

Gracias a la alta tecnología actual, se pudo comprobar la realidad de tales experiencias. El sujeto soñador sometido a prueba se puso de acuerdo con los científicos para que durante el sueño paradójico y durante los movimientos oculares rápidos característicos, les marcaría unos movimientos irregulares como señal, digamos, hacia la derecha. Fue así como se comprobó sin lugar a dudas la posibilidad de este tipo de sueños.

La técnica es relativamente sencilla:

1) Propóngase conscientemente ciertas visualizaciones agradables para el sueño.
2) Propóngase reconocer situaciones incongruentes con la realidad que se puedan presentar en los sueños, para identificarlos efectivamente como tales.
3) Contrate a alguien que lo despierte cuando esté en situación REM (cuando le “rebotan los ojos”) y retome el sueño pero con una trama o guión más agradable.
4) Cuando se despierte en medio de un sueño, tal vez porque el sueño le agobiaba, vuélvase a dormir e introduzca correcciones.
5) Sueñe todo lo que quiera e invite a las novias a que lo haga y ahórrese el cine, las palomillas y los fredis.

Dado el voluminoso expediente que tiene la historia de sucesos inexplicables relacionados con los sueños, los parapsicólogos profesionales se han afanado en teorías científicas que den cuenta de ellos. Exponen que parte de los casos se producen por los estados alterados de conciencia, como la duermevela, los cuales son propicios para acceder a formas de energía todavía no entendidas plenamente y que de alguna manera nos transportan a sitios como pueden ser los agujeros negros, los cuales sirven de vínculo de acceso o de portales a universos paralelos que forman parte de un todo multiplexado. Las infinitas combinaciones de posibilidades que se pueden presentar darían lugar a que planos dimensionales paralelos trasieguen información unos con otros y la interconexión mediante mecanismos todavía desconocidos, permitiría una especie de ósmosis con el plano actual produciendo cambios en la naturaleza física del entorno.

Esto explicaría la percepción extrasensorial, la telequinesis, la telepatía, la precognición, la clarividencia, experiencias extracorpóreas, el espiritismo y los poltergeist (en castizo, espíritus chocarreros) todos bien documentados. De todas maneras, recordemos que el hipnotismo, el poder de la oración y el concepto del planeta vivo o del superorganismo global, una vez fueron parias o alienígenas para la ciencia y ahora tienen credenciales, medallas y diplomas. Por otro lado, la ciencia, supuestamente siempre rigurosa, racional y benefactora, una vez dio el visto bueno a la lobotomía, a enviar los desechos tóxicos a los países pobres y el uso de la tecnología nuclear para matar a la gente como hormigas.

Bueno, estas solo son unas ideas; lo importante es introducir cambios positivos en su vida presente y que haga proyectos valiosos para su vida futura. Desde luego el pasado no puede ser alterado, pero mejorando su presente puede despedir al que le está administrando los recuerdos y que solo le manda a flote los malos y miserables y los buenos y agradables se los tiene arrinconados y humillados. El presente se levanta con buena voluntad y trabajo, día a día, noche a noche, hora tras hora, minuto a minuto y segundo por segundo no dejándose vencer por las fuerzas negativas, o sea, los infames, nunca bien ponderados, siempre metiches y totalmente despreciables demonios.

******

Si se dice que en nuestro suelo hay tantas muertes violentas como los que se producen en un territorio en guerra: ¿Por qué vamos a pensar otra cosa que no sea que estamos en plena guerra?

La muestra inequívoca es la muerte violenta y la rapiña. La muerte en las calles y la rapiña de los corruptos.

En las guerras hay generales y soldados. Los Generales saben lo que están haciendo y los soldados solo cumplen órdenes. ¿Qué es lo que nuestros generales están tramando o será que nuestros Generales tan solo cumplen órdenes extranjeras?

Si hay guerra es porque hay conflicto y aunque pueda parecer que es por diferencias ideológicas, siempre la pugna económica es la razón subyacente.

Pero especialmente cuando hay una guerra fratricida, es porque hay injusticia.

No hay casi denuncias. Las maras, el narcotráfico y otras formas de delincuencia organizada y la delincuencia común están parapetadas en la indiferencia de gran parte de la sociedad que se calla, porque considera que en cierta forma las tropelías criminales son una reivindicación en contra de una sociedad eminentemente injusta en un mundo particularmente injusto.

Aunque también hay terror por doquier. Pues los que reciben las denuncias pueden ser los mismos y todo queda inmerso en una insufrible impunidad.

¿No sería mejor que en vez de comprar más armas para echar al fogón de la guerra, mostrásemos más sentido común, mas compasión y más sentido de pertenencia, para que la sociedad como un nudo se proteja mejor a si misma?

En efecto, el barril hay que horadarlo, llenarlo de enormes agujeros tan bastos que le cercenen parte de su estructura para que así pese menos. Pero si le echamos más metralla y más explosivos, este nos va a arrastrar a todos al despeñadero, al abismo del Estado fallido.

La guerra, por lo menos en esta oportunidad, no va a terminarse. Muchos recursos de la guerra se desviarán y se utilizaran para la vanidad de unos pocos opulentos. Pero si quiere desoxigenar el conflicto hay que empezar por acabar la inconformidad, el recelo y el odio.

Todos estamos dispuesto a dar un poco o mucho para evitar que nos maten, nos secuestren o nos traumaticen.

Menos los outsiders y los que están detrás de sus murallas, con sus blindajes, con sus cámaras, con sus guaruras y sus rottweilers.

Por eso las revoluciones, como enseña la Historia, siempre surgen del seno de la clase media. Y aquí se va hacer lo que la clase media diga. Y todos somos Espartaco. Y vamos a dar un ejemplo cívico al mundo.

Un pacto social en el cual en vez de invertir en armas se invierta en más educación y en acabar la pobreza extrema.

******

Lo anterior, a manera de respuesta a las cuestiones planteadas al principio y como ejemplo de un sueño programado y así bajar dos pájaros de un tiro. Pero si no luce bien logrado, quiere decir que NO me curo a mí mismo, que así como ronco, no es que sueño y habría que cambiarme la receta. 

Saludos.

Mayo 15, 2012.


jueves, 10 de mayo de 2012

La Conquista Social de la Tierra. Desenterrando los secretos de la condición humana.


Sobre el libro “The Social Conquest of the Earth”, por Edward O. Wilson.

buen libro biologia humana
Por: Edwin Francisco Herrera Paz. Cuando al sabio maestro judío Rabí Hillel se le retó para que explicara la Torah mientras se paraba sobre un solo pie, este procedió a hacerlo. Mientras se equilibraba en un pie dijo: “Lo que nos enseña la Torah es que no hagamos a los demás lo que nosotros detestaríamos que nos hicieran. Todo lo demás es comentario”.

La llamada “regla de oro” es quizá la única norma moral que se encuentra representada en todas las religiones mayores de la tierra. Se basa en una cualidad humana llamada empatía, que en palabras sencillas, es la capacidad de “ponerse en los zapatos del otro.

hombre sosteniendo escarabajoMuchos siglos después de la célebre respuesta de Hillel, los neurocientíficos comienzan a desentrañar las estructuras cerebrales y los circuitos neuronales que determinan nuestro comportamiento. Se comienza a dilucidar el viejo dilema de la genética versus el ambiente, pero aun el panorama se encuentra incompleto. ¿De qué manera la evolución ha moldeado el comportamiento humano para convertirnos en una especie eusocial? ¿Qué fuerzas naturales han intervenido para que seamos lo que somos? ¿Cómo podremos explicar la intrincada naturaleza ambigua y ambivalente del ser humano? ¿Por qué nos encontramos en un constante tira y empuja entre comportamientos antagónicos como la cooperación altruista y la conducta egoísta? ¿Es el ser humano bueno por naturaleza y corrompido por la decadencia social? ¿O por el contrario, nace malo el hombre y es puesto en su sitio por la sociedad?

El biólogo norteamericano Edward O. Wilson explica de forma exquisita la manera en la que los genes se han modelado por las fuerzas evolutivas para producir lo que hoy somos, una mezcla entre dos factores opuestos. Wilson pone el dedo en la llaga al proponer la selección de grupo como el mecanismo principal en la evolución de la eusocialidad humana, intentando derrumbar varias décadas de investigación en las que dominó el ámbito académico la llamada teoría de selección por parentesco.

hormiga cooperando
Según la Selección por Parentesco la evolución ha beneficiado a los genes gregarios, altruistas y cooperadores debido al valor intrínseco de la acción altruista al perpetuar los genes a través de los parientes. Para ilustrar, imagínese usted que un hermano suyo están en un problema mortal, digamos, a punto de ahogarse. Usted puede tirarse al agua para salvarlo, pero existe una posibilidad, por ejemplo de 1 en 10 de morir en el intento. Entonces, si la ventaja de salvar los genes propios portados también por sus hermanos sobrepasa el riesgo de morir, la conducta altruista y por lo tanto los genes que la determinan será seleccionada a favor, y la conducta cooperadora se difundirá en la población en un tiempo suficientemente largo.

Wilson argumenta que la selección de parentesco, el santo grial de la evolución de la eusocialidad, no tiene una validez práctica excepto en condiciones especiales. Lo más probable, según el autor, es que durante los pocos millones de años de evolución del hombre, desde nuestros antepasados Australiopithecus hasta el Homo sapiens, pasando por el Homo hábilis, es la selección de grupo la que nos ha hecho una especie exitosa.

La selección de genes que conducen a la conducta egoísta es beneficiosa para el individuo ya que le confiere ventaja ante sus congéneres. Pero por cientos de miles de años nuestros antepasados vivieron una vida errante como cazadores recolectores formando grupos de 30 o 40 individuos, a lo sumo. Esta fue una época de competencia entre tribus por los recursos de un territorio. La cooperación y el trabajo en equipo favorecían al grupo, por lo que los genes cooperadores fueron prevaleciendo. En este sentido la guerra entre grupos ha sido un factor preponderante. Vemos vestigios de estos genes en la actualidad, en las emociones que despierta la victoria del equipo de futbol de nuestra preferencia, o la lealtad con nuestras asociaciones e ideologías, entre muchos otros.

Aun así, la conducta egoísta continuaba favoreciendo al individuo, por lo que en la actualidad los seres humanos somos una mezcla de genes que nos llevan a conductas “malas”, destinadas a la autosatisfacción en detrimento de la sociedad, y de genes buenos, altruistas y desinteresados. Pero al fin y al cabo son estos últimos, de más reciente aparición, los que nos llevaron a la “Conquista Social de la Tierra” –que también es el título del libro pero en inglés– y son considerados propios de un espíritu superior.

Wilson reconoce que en algunas ocasiones la conducta egoísta favorece también al grupo, y pone como ejemplos a famosos multimillonarios que han hecho su fortuna por motivaciones egoístas, pero que han mejorado la calidad de vida de sus conciudadanos. Sin embargo la importancia que le atribuye a tales eventos en la formación de una especie eusocial, es mínima. En cambio, yo argumento que las fuerzas al interior de las sociedades han sido de vital importancia en la evolución del hombre eusocial, sin necesidad de la intervención de factores externos como la selección de grupo.

Para el caso, el motivo principal que conduce a un joven a estudiar una carrera es egoísta: obtener retribución económica y un nombre en la sociedad. Pero la división del trabajo es una característica fundamental de la génesis de superorganismos (compuestos por individuos eusociales) puesto que aumenta las interrelaciones y la interedependencia. Pero dicha división del trabajo es también ventajosa  para el grupo puesto que ahorra recursos y energía. Los genes que conducen en el ser humano a la plasticidad en cuanto a la especialización en una labor determinada (esencial en la sociedad) debieron entonces haber evolucionado con o sin competencia de grupo.

Pienso que la competencia de grupo debió haber sido un factor crucial en la formación de la naturaleza humana, pero Wilson resta importancia a otros factores. A pesar de ello, sin duda el libro es una lectura obligada para los que se quieren aventurar en la biología, la psicología, la sociología y en general, en la intrincada maraña que representa la condición humana. Espero que pronto aparezca la edición en español.