sábado, 18 de junio de 2011

Eficiente Forma de Estafa Utilizando el Pago de Servicios

Este post es para denunciar la manera en la que se puede caer víctima de la voracidad sin límite de algunas compañías privadas proveedoras de servicios en complicidad con los bancos emisores de tarjetas de crédito.

Usted firma un contrato por uno o dos años con una compañía de servicios privada. Una de televisión por cable, de internet, o de telefonía celular, como ejemplos. Los bancos emisores de tarjetas de crédito le convencen de que le conviene realizar las cancelaciones mensuales del servicio mediante el pago directo de parte del banco a la compañía, y de esa manera se podrá olvidar usted del asunto del pago y disfrutar del servicio.

Bien, a los tres meses el servicio le falla. Usted llama para que le den mantenimiento, llegan los técnicos y le explican el problema y le prometen pronta solución. Pero pasan los días y nada. El servicio es cada vez peor. Llama de nuevo a los técnicos y el proceso se repite varias veces sin solución.

Como usted es un cliente insatisfecho, envía una carta a la administración de la compañía explicando el asunto y solicitando que el servicio ya no le sea cobrado y le sea suspendido. Pero al mes siguiente continúa sin el servicio –o con un servicio pésimo– y la compañía sigue cobrando y el banco de tarjetas de crédito sigue pagando. Intenta hablar personalmente con alguien de la compañía para que el servicio y los cobros le sean cancelados, pero resulta ser una misión imposible.

Entonces usted recurre a su banco emisor de tarjetas de crédito en el que tanto confía y explica el problema. Pero parece que en el banco todos son sordos. Siguen pagando a la compañía de servicio y usted, con la boca abierta de la sorpresa, ve cómo mes tras mes su dinero se le esfuma o su deuda con el banco aumenta sin obtener nada a cambio.

Y cuando al final  se harta de que lo estafen, deja de pagar la tarjeta de crédito. Lo que pasará es lo siguiente: 1) Entrará a formar parte del club de la central de riesgo como si fuera un sinvergüenza que no quiere pagar. 2) En unos cuantos años usted verá su deuda cuadruplicada o quintuplicada debido a los voraces intereses que exceden por mucho, muchísimo, la tasa de inflación. Entonces será tratado como un paria financiero por la simple razón de no dejares asaltar por estos asaltantes de cuello blanco. ¿Qué le parece?

Para evitar que esto le pase, siga estos sencillos consejos.

1) Cuando firme un contrato con una compañía proveedora de servicio asegúrese de que no sea por más de un año. La mayoría de las compañías en Honduras le ofrecerán un contrato por año y medio o dos. Niéguese rotundamente. Lea completamente el contrato incluyendo las cláusulas.

2) Realice los pagos personalmente. Nunca utilice su tarjeta para los pagos, aunque el banco le pinte los débitos automáticos como si se tratara del jardín del Edén.

3) Si usted ya entró en el proceso de ser estafado, entonces no pierda el tiempo. Reporte su tarjeta como robada para interrumpir los cobros. Le saldrá más barato reponerla que pagar por un pésimo servicio indefinidamente.

Este post lo escribí gracias a un par de experiencias personales (bien documentadas) y a las de algunos amigos. Recuerde las palabras del sabio Salomón: Más sabio es el que aprende de la experiencia ajena.

Saludos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor comente este entrada.